TwitterFaceBookInstagram

El PP plantea un fondo de ayuda a entidades del tercer sector para su adaptación a la COVID-19

200619-gysLos concejales del Grupo Municipal Popular, Santiago Serrano y Gelen Delgado han dado a conocer que el PP presentará en el próximo pleno una moción para que se cree un fondo de ayuda dirigido a las asociaciones que conformar el tercer sector en la ciudad “y se puedan adaptar a las exigencias sanitarias” fruto de la pandemia del Coronavirus y desarrollar así su “excelente" labor como hasta ahora.
En rueda de prensa, Delgado ha explicado que durante esta semana los concejales del Grupo Municipal Popular han mantenido reuniones con  asociaciones del tercer sector en Talavera “y nos han trasladado sus temores y las dificultades económicas para reanudar su actividad”, dadas las medidas de protección que deben adoptar.
Por eso, desde el PP propondremos al pleno “realizar un análisis pormenorizado de la situación en la que se encuentra cada asociación del tercer sector, teniendo en cuanta el número de usuarios, trabajadores, actividades, servicios prestados y gastos mensuales fijos, que contemple una estimación de los gastos derivados por la compra de equipos de protección, higiene y limpieza para reiniciar su actividad con total seguridad”.
Una vez que se conozca el gasto, proponemos “que se habilite una partida en el presupuesto municipal, destinada a sufragar dicho coste y que no les suponga a estas entidades un esfuerzo económico extraordinario”.
La viceportavoz popular ha avanzado que en la proposición también se insta  a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a la puesta en marcha de una línea de subvenciones y ayudas económicas a las entidades para que que puedan afrontar la compra del material de protección y reanuden su actividad.
“Esperamos que el resto de la Corporación, tanto el equipo de Gobierno como los partidos de la oposición voten a favor de nuestra propuesta, porque es necesario por la enorme labor que realizan y merecen ser aplaudidas y apoyadas”.
Por su parte, Santiago Serrano ha subrayado “que es fundamental que las administraciones provean a estas organizaciones del material adecuado o de medios suficientes para poder adquirirlo y reanudar su actividad con garantías”.
Ha explicado que muchas de estas asociaciones desconocen qué va a ser de ellas en el futuro; actualmente  están esperando instrucciones de consejería de Sanidad de la Junta “y que el Ayuntamiento les eche una mano, y sería imperdonable que la administración no asumiese el esfuerzo adicional que van a tener que hacer estas entidades para poder seguir prestando un servicio que muchas veces no puede dar la administración y supone un ahorro a las arcas públicas”.
Ha añadido que esta propuesta está en consonancia con el plan de apoyo al tercer sector que ha registrado el PP de Castilla-La Mancha en las cortes regionales, “porque queremos que cada administración en su ámbito competencial asuma la parte que le corresponda y consigamos que usuarios y familias puedan tener el mismo servicio que tenían antes de la COVID”.  
Gelen Delgado ha recordado que en Talavera existen muchas entidades que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por una enfermedad, ya sea aguda o crónica, y para dar apoyo a los familiares de enfermos, participar en la asistencia domiciliaria, favorecer la autonomía de las personas con diversidad funcional o discapacidad (física, sensorial o intelectual) y promover la igualdad de oportunidades en ámbitos muy diversos.
“La labor que realizan estas asociaciones del tercer sector merece ser aplaudida y apoyada”. Su trabajo consiste en desempeñar tareas como el acompañamiento en la vida diaria de los usuarios, las actividades de integración, los servicios de capacitación que fomentan las habilidades y recursos, el refuerzo de la autonomía, las actividades de ocio y tiempo libre, la inserción sociolaboral o el apoyo familiar. “Una labor imprescindible para poder dar respuesta, aunque sea mínima, a los colectivos más vulnerables y, por ende, con mayores necesidades”.
Así, ha reiterado que tras la crisis de la COVID-19, la vuelta a la actividad de estas asociaciones “genera una gran incertidumbre”, ya que además del gasto ocasionado durante los meses de confinamiento (pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, luz, basura, pago de alquiler de local en algunos casos, mantenimiento de personal, trabajadores en ERTE que aún no han cobrado...) deben hacer frente a un desembolso extra para adaptar su actividad a la nueva situación y hacer acopio de material de protección necesario para garantizar la seguridad tanto de usuarios, como trabajadores y familiares y cumplir con las condiciones de limpieza e higiene necesarias para el desarrollo de su trabajo.
Gracias al trabajo de estos profesionales, durante el Estado de Alarma, dentro de sus limitaciones “han seguido atendiendo tanto a usuarios como familias de manera telemática, teniendo con todos ellos un contacto continuo y una atención directa y personalizada, y es necesario que les ayudemos”.